Cómo cultivar rábanos
Huertas

Cómo cultivar rábanos

El colorido rábano

Dos remolachas medianas, 1 taza de agua, 2 cucharadas de sal gruesa, zumo de dos limones, media taza de azúcar y 1 trozo grande de rábano picante. Con estos ingredientes se prepara el jrein, una salsa picante clásica de la cocina judía que acompaña el famoso gefilte fish, uno de los platos más tradicionales del recetario de la comunidad.

Si bien no es uno de los vegetales más utilizados en la cocina merece un espacio en nuestro huerto en casa por sus usos culinarios. ¿Os animáis a cultivar rábanos?

Historia

Al igual que las coles y los berros, el rábano pertenece a la familia de las crucíferas y si bien se conocen seis especies sólo se cultiva el raphanus sativus.

Los primeros ejemplares fueron plantados en China aunque se sabe que fueron los egipcios y babilónicos los que comenzaron a incluirlo en sus dietas.  Luego fue adoptado por griegos y romanos, y fueron estos últimos los que lo popularizaron en el resto de Europa de la mano de su expansión territorial.

La siembra

Si quieres cultivar rábanos en tu terraza o jardín debes contar con un suelo poco ácido, mojado y rico en nutrientes por lo que puedes añadir compost para mejorar las virtudes de la tierra.

Por otra parte, tu espacio tendrá que tener luz solar pues a los rábanos les gusta el sol pero la buena noticia es que pueden tolerar cierta falta de luz natural pues se conforman con al menos 4 horas de exposición.

¿Cuándo cultivar rábanos? La mejor época para realizar la siembra es desde el inicio de la primavera hasta finales del otoño. Si puedes realiza una siembra escalonada cada 15 días para entonces obtener rábanos frescos durante toda la temporada. Si plantas en la tierra debes realizar surcos y luego plantar las semillas con una separación de 5 cm. entre una y otra. Si al siembra es en maceteros entonces debes elegir macetas de al menos 15 cm. de profundidad y 1 litro para que la planta tenga suficiente espacio para desarrollarse. Si quieres plantar más de una semilla en tu maceta debes cuidar que ellas tengan una separación de 5 cm. entre una y otra.

El riego

Como decíamos, es vital que la tierra esté mojada pues los rábanos no resisten la falta de agua. Es por eso que te recomendamos regar con frecuencia para mantener la humedad del suelo pero siempre evitando los encharcamientos.

Plagas y enfermedades

Estos son los grandes enemigos de los rábanos. ¡Presta mucha atención para evitarlos!

  • Oruga de la col: una plaga provocada por mariposas blancas con manchas negras cuyas larvas provocan daños en la planta.
  • Pulgones: unos insectos que chupan la savia de las plantas y producen un líquido azucarado que tapona los estomas de las plantas favoreciendo el crecimiento de ciertos hongos.
  • Rosquilla negra: esta plaga corta las plántulas de rábano y las
  • Mildiu velloso: una enfermedad de primavera que provoca manchas amarillas sobre las hojas.
La Poda

Recuerda que si la densidad de plantas del rábano es muy importante obtendrás hortalizas muy pequeñas… entonces ¡a podar!

La cosecha      

La recolección debe realizarse en el momento en que vas a consumir tus rábanos. Elige siempre los que estén con la maduración adecuada evitando aquellos que estén demasiado crecidos pues entonces los rábanos están muy duros y no tienen buen sabor.

Los rábanos están listos para la cosecha cuando sus raíces tienen cerca de 2,5 cm. de diámetro. ¿Cómo hacerlo? Sólo debes quitar la planta entera de la tierra con la mano. Limpia la tierra de los rábanos con la mano para luego guardarlos en un lugar fresco y oscuro. Recuerda que duran sólo dos semanas.

Cuidados imprescindibles

Si ya te has decidido a cultivar rábanos en tu huerto urbano, sigue estos consejos:

– Se recomienda sembrar pocos rábanos pero en forma continua cada 15 días.

– Evita dejar crecer mucho a tus rábanos para que no pierdan su buen sabor

– Evita el exceso de calor pues entonces los rábanos toman un sabor picante.

Cultivar rábanos no sólo te permitirá ampliar tu dieta sino que te abre una ventana a la cocina de otras latitudes. Si te gusta probar nuevos platos, es tu momento de plantar tus primeros rábanos en tu huerto en casa.

 

Fuente: EcoHortum

Comenta esta publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *