Huerta en casa.  Anímate a tener la tuya
Huertas, Orgánico, Tendencias

Huerta en casa. Anímate a tener la tuya

Se puede hacer una huerta en casi cualquier lugar, y en todas las estaciones del año. Por hobbie, ganas de conectarse con la naturaleza, autoabastecimiento o para empezar a comer sano, solo hay que animarse a poner manos en la tierra.

Desde el punto de vista práctico, la huerta ayuda a ordenar la alimentación con lo que ofrece cada estación. Los cultivos se dividen por temporadas de cosecha. Por ejemplo, la batata y la calabaza se cosechan en otoño y el alcaucil y los espárragos, durante la primavera.

Se recomienda para empezar buscar la mejor exposición al sol de la mañana y al reparo de vientos. Respecto a los canteros es recomendable que sean elevados.  Cuanto más se invierte en el diseño y el armado, mejor va a ser el rendimiento. Si bien puede resultar más costoso, tener el cajón elevado tiene varias ventajas. Es más cómodo para trabajar, los perros ni otras mascotas no pasan por arriba y, además, el drenaje está asegurado. Lo mismo ocurre con la tierra. Cuanto más se invierte en compost y buena tierra, mejor crece lo que se siembre en la huerta.

Siempre conviene utilizar la tierra del lugar, y agregar compost en otoño y primavera. En cuanto al riego, es indispensable tener agua “a mano”, ya sea con regadores o instalación de riego por goteo (muy recomendable y práctico) Claro que los tipos de huerta son tanto como las personas que las siembran. Se recomienda tener una agenda para registrar actividades y una guía de cultivo. Asimismo después de la primera plantación y llegada la floración, hay que conservar las semillas de las mejores plantas.

hombre

La permacultura propone una forma de vida sustentable, sin límite de tiempo, y enseña a vivir casi sin costo energético y sin causar daños al ecosistema ni al hombre, para los cultores de esta casi siempre es buena época para armar una huerta, pero hay que considerar a la planta -las hay de y para todas las estaciones- y que todas florecen en octubre. Depende de cómo se combinen si se benefician o no, se dará el poder de los intercultivos. Por ejemplo, la menta es amiga de la frutilla, manzanilla, papa, lechuga, tomate y enemiga de la ortiga. El romero es compatible con el repollo, la salvia, zanahoria, lentejas, pero es desfavorable combinarlo con el tomate y el maíz.

¿Y los insectos? Hay que dejarlos vivir. Cuando la tierra está buena las plantas se defienden solas y los daños son pocos.

Huertas hay muchas pero si la idea es nutrirnos de una manera más sana y ecológica ya que empezamos lo ideal es una huerta orgánica. La huerta puede armarse en canastos, cajones, macetas, tachos de pintura, todos con perforación abajo para el drenaje, incluso “bolsillos” para pared  y así ¡aprovechar hasta a las rejas.

A la hora de comprar los materiales se debe considerar que además de la tierra es necesario un sustrato especial, lo que está abajo,  que no esté esterilizado mejor uno orgánico o casero para que en la maceta se renueven nutrientes, aire y agua. El contenedor debe tener por lo menos 30 cm de profundidad para poder cultivar tanto una rúcula como una acelga o remolacha. Se puede empezar con semillas orgánicas -hay nacionales- o plantines.

Algunos tips para empezar:

  • Las que menos cuidado necesitan son las de ciclo corto o las hortalizas de hoja.
  • Prestar atención al calendario de siembra. Hay vegetales que son de primavera verano, y otros de otoño invierno. Durante el invierno sembramos las que se consumiran en primavera verano, como el tomate, albahaca, pimientos, berenjenas, zapallo, zapallitos, calabazas, pepinos. Cuando llega marzo/ abril sembramos aquellos que consumiremos en invierno como habas, arvejas, porotos.
  • Está bueno intercalar entre las plantas a una flor o una aromática, para que la flor atraiga a los polinizadores y la aromática la proteja de los insectos del aire.
  • Morfológicamente las plantas no deben ser iguales, porque sino consumen los mismos nutrientes. Una buena combinación: remolacha y lechuga; zanahoria y radicheta.
  • Con respecto al riego: no poner platitos debajo de las macetas, porque acumular agua estancada y sin oxígeno que pudre a la planta. No sobreregar, las plantas.
  • Cubrir los sustratos de las macetas con pasto seco, viruta o restos de papel, para protegerlos de la erosión, los rayos UV y economizar el riego.
  • Hacer un compost de balcón para alimentar a la huerta.
  • Observar los ritmos de la naturaleza y cosechar respetándolos
  • Comer de la propia huerta alimenta sanamente al cuerpo, mejora el ánimo, aclara los pensamientos y fortalece la voluntad.

Y tene en cuenta: siempre es mejor lavar bien lo cosechado en el balcón propio a no saber de dónde viene ese vegetal que seguramente fue fumigado y fertilizado con plaguicidas y químicos. Insistimos: La huerta, que tiene cada vez más adeptos, entre ellos muchos varones, puede hacerse en el rincón del jardín de una casa, en una chacra de fin de semana e incluso en algunos balcones.

Zanahorias

Para más info:

Vivero Sonyando – Sitio Web: http://www.sonyando.com.ar/

Permacultura.com.ar – Sitio Web: http://permacultura.com.ar/

Espacio Cucoco – Sitio Web: http://cucoco.com.ar/

Escrito por

@FlorCantor

One thought on “Huerta en casa. Anímate a tener la tuya

Comenta esta publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *